martes, 2 de febrero de 2016

Inesperadamente

Hasta el más pintao. Esclavitos creyéndose libres: la peor condición de reo. O que uno, solateras o en grupo, puede zafarse de la jaula: la otra cara de la engañifa. "El que no pica el anzuelo, cae en la red", ya lo dijo Orson Welles en no sé qué peli.
En éstas andas cuando te encuentras con que se te frustra el programa del día quedándote en albis.
Entonces, inesperadamente, te asalta una imagen. Ayer, paseando, te cruzabas con unos mimbres bravos a la vera del camino. Chillaban rojo al atardecer. Se te coló la vista adentro y, ahora, sin ostáculos de planes, aquí que se presenta seduciéndote a..., pues a hacer un canasto con aquellas varas (cosas de la condición que te ha tocao!). Sin pensártelo mucho, ya estás cortándolas-llevándolasacasa-tejiendolas-dandoformaaun cesto.
Pum, se acabó! Nada, una tontería de esas que, de un plumazo, liberan.
A quién?, te preguntas.
Quién sabe. Acaso quieres atraparlo?

4 comentarios:

Manuel Sancho Vendrell dijo...

Aye, inesperadamente, te cruzastes con untrocito de felicidad.
Se juntaron unas manos expertas, unos mimbres bravos, mucha casualidad y suerte y unos ojos que supieron ver lo que iba a venir.
Sin duda no hacia falta nada mas.

Carlos Fontales dijo...

Inesperadamente, un montón de cosas que te sacan de ti.
Gracias, Manolo, por tu comentario. Un fuerte abrazo.

Antonino fue por Vino dijo...

Hermosos trabajos!!, no sé si en mi país existe ese mibre bravo!!, tendré que investigarlo porque me encanta!!!!. Y lo del nudo celta... mmmm, también me gusta!!, y los lazos!!, será que su mimbre es algo más maleable que el nuestro?, porque es duro de roer en estos lares!!
Saludos desde Argentina!

Carlos Fontales dijo...

Pues no sé cómo será el mimbre por Argentina, Antonino, pero desde luego en Chile hay un mimbre muy bueno que a veces llega a España. Supongo que por cercanía también se encontrará algo parecido en tu país.
Gracias por tu comentario y Salud!