miércoles, 20 de junio de 2018

Cursos para el mes de julio

Durante los días 19, 20, 21 y 22 de julio impartiré en mi taller de Caballar (Segovia) unos cursos de cestería abiertos a dos tipos de materiales:  blandos y duros. Dentro del primer grupo emplearemos esparto (ocasionalmente podremos utilizar juncos o juncias si alguien estuviera interesado); en el segundo nos centraremos en el mimbre. Es una ocasión para aquellos que quieran tener un contacto con esos dos tipos de cestería, ya tengan conocimientos previos o no. La participación será un tanto abierta, es decir, durante esos cuatro días los interesados podrán participar los días que deseen y dedicarlos al material o materiales que deseen. Para ello, a continuación daré una relación de precios según participaciones. Dado el número limitado de plazas, siempre tendrán preferencia las personas que se apunten más días sobre quienes lo hagan menos. 
CESTERÍA BLANDA. ESPARTO Y DIFERENTES TIPOS DE JUNCOS.
Realizaremos diferentes piezas de pequeño tamaño (apartadores, tiznemos, bolsitos, calzado, forrado de botellas, etc.) de acuerdo al número de días que se participe. Para ello emplearemos algunas de las técnicas más importantes de la cestería blanda: trenzas, pleitas, puntos de cofín, etc., y sus diferentes tipos de cosido. 
Lugar: Caballar (Segovia).
Fechas: 19,20, 21 y 22 de julio.
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20.
Plazas: 6 por día. 
Precios: Un día de participación: 100 €
              Dos días: 175 €
              Tres días: 250 €
              Cuatro días: 300 €
(El precio incluye materiales, comidas, desayuno y cena. Alojamiento en mi casa hasta cinco alumnos entre quienes lo precisen).
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508.
Descuento del 10 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses





CESTERÍA DURA. MIMBRE.
Realizaremos diferentes cestas de tamaño pequeño y mediano (paxes, paxos, fondo de cul de queixal, fondo de cruz, tejido de multiples varas, cestos de costillas, punto de nido, etc.)  de acuerdo al número de días que se participe. Para ello emplearemos mimbre sin pelar, pelado y tireta de mimbre. 
Lugar: Caballar (Segovia).
Fechas: 19,20, 21 y 22 de julio.
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20.
Plazas: 6 por día. 
Precios: Un día de participación: 100 €
              Dos días: 175 €
              Tres días: 250 €
              Cuatro días: 300 €
(El precio incluye materiales, comidas, desayuno y cena. Alojamiento en mi casa hasta cinco alumnos entre quienes lo precisen).
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508.
Descuento del 10 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses






domingo, 3 de junio de 2018

Lichtenfels, Caballar, Ibi.

El pasado setiembre volví (ya había sido invitado anteriormente en alguna ocasión) a Lichtenfels (Alemania) para realizar una instalación de mimbre con mi amigo y colega Joan Farré. En esa ciudad se encuentra la escuela nacional de cestería alemana, institución donde en su momento impartí algunos cursos. Estando trabajando con Joan esos días, un grupo de estudiantes se acercaba a menudo a nosotros para interesarse por lo que hacíamos y conversar sobre particularidades del oficio. Entre otras cosas nos comentaron su interés por la cestería popular española y en particular por la de esparto, unas especialidades que en aquella escuela no se imparten. Me preguntaron sobre la posibilidad de juntarse algunos y venir a Caballar unos días a aprender algo de esa cestería. Sin ninguna objeción por mi parte fue dicho y hecho: organizaron el grupo, acordamos las fechas y la semana pasada vinieron a casa para realizar el cursillo.
Cestería de mimbre, -con las técnicas de 'nasa mediterránea', 'zarzo' asturiano y 'cul de queixal' catalán-, y de esparto -con las tres variantes que conozco del 'recincho' (tres, cinco y seis ramales)-, fueron los temas del taller. Sorprendente el interés y la dedicación de las cuatro estudiantes (amigas, ya) hacia estas artes, sobre todo si tenemos en cuenta la lentitud, dificultad y mecánica especialmente repetitiva de las técnicas de esparto;
se me ocurre pensar que en algo habrá ayudado el disfrute de trabajar en la puerta de casa con la compañía de las golondrinas y la de mi vecino Julio, que con nosotros se sentaba a charlar recordando el alemán que aprendió en sus tiempos de emigrante. Abierta queda la intención de continuar con estas experiencias en años posteriores estableciendo, a ser posible, una colaboración con la propia escuela de Lichtenfels.

Sin apenas interrupción, tras el curso de Caballar me fui a Ibi (Alicante) para participar en las Jornadas sobre fibras vegetales invitado por el Museo de la Biodiversidad que era quien las organizaba. Se trataba de dar una charla sobre cestería popular española y realizar un taller de construcción de cabañas de mimbre con niños. Fantástica la exposición sobre cestería en general que había preparado el museo y en la que me volví a cruzar con ese salero que tan prendado me tiene.
De nuevo tuve la oportunidad de encontrarme con un montón de buenos amigos y comprobar cómo el corro espartero aumenta cada año tanto en número como en entusiasmo. Allí estaban los grupos de Albacete, Alicante y el propio de Ibi reunidos en torno a unas mañas de esparto compartiendo informaciones, enseñanzas, cariño e interés tanto entre ellos mismos como hacia cualquiera que se acercase y lo demandara.
De vuelta a casa la radio te machaca, otra vez, con las inmundicias de la política que hacen los políticos que hacen la política que hacen los políticos, es decir, administrar muerte sobre cualquier cosa que toque. Contrastan sus tejemanejes con las experiencias que acabas de vivir: fraternidad sincera (es decir, no premeditada) y común acuerdo para organizar lo que se presente gracias a la brecha que, a través de la podredumbre que de continuo nos cae de arriba, inesperadamente consigue abrirse paso entre la gente común y corriente en ocasiones como las comentadas. Relámpagos en la noche tan sólo, dirá alguien. Quizás, pero nos recuerdan que hay luz.

jueves, 17 de mayo de 2018

¡Flores, flores!

Encuentro de tres extraños en un prado. Uno y Dos, dialogan entre si; Tres, aparte, canturrea y monologa. 

Uno- ¡Flores, flores...! ¿Las oye?
Dos- ¡Ensordecerora blancura!
                               Tres- "And when my love for live is running dry
                                         You come and pour yourself on mine"*
Uno- Una devoción.
                                Tres- ¡Aquella canción ahora...! Era entonces niño,
                                         había padres, y mayo se vertía virgen  
                                         entre los blancos visillos de la ventana.
Dos- ¿Usted flor?
                                 Tres- Ser dos sitios a la vez: fuera del tiempo
                                          encadenado las cosas no suceden sino
                                          ahora.
Uno- Alegría y voz. Devóreme.
                                  Tres- ¿Y estas lágrimas?
Dos- ¿Sus palabras?
Uno- Más. Recuerde: verbo encarnado.
Dos- ... en un venablo. Adentro, pues.
Uno- ¡Ah, me reencuentro nenúfar, petunia, peonía, clavel!
                                   Tres- Néctar.
Dos- Pise más hondo.
                                    Tres- Donde liban los muertos.
Uno- Raíz ¡Atrápeme!
Dos- ¿Brota?
                                    Tres- "And when my love for live is running dry
                                              You come and pour yourself on mine"
Uno- Por volver a oírlas.
Dos- ¿A mí? ¿A ellas?
Uno- Y a mi.
Dos- La blancura. La raíz.
Uno- La carne de la voz.
Tres- ¡Escuchadlos libar!

*"Y cuando mi amor por la vida se va secando
   Vienes tú y te viertes sobre mí."
   Versos de 'If', canción compuesta por los Bread en los años 70.

domingo, 13 de mayo de 2018

Cestería de los pueblos de Galicia. Cien últimos ejemplares.

Son los cien últimos (salvo alguno que se ha quedado la distribuidora, según me dicen). El libro se publicó en el 2005: mil ejemplares, y parece que le llega el final porque seguramente no será reeditado. Así que, por si alguien está interesado en hacerse con él a un precio que me parece bastante asequible, (32 € + 8 de gastos de envío para España, gracias a la oferta que me ha hecho la Editorial al adquirírselos todos), pues que me lo diga (carlosfontales@gmail.com) y se lo envío. El título, "Cestería de los pueblos de Galicia", supongo que ya anuncia de qué va el contenido: un recorrido general por la cestería popular gallega en el que, a través de 195 páginas de texto, muchas fotos y bastantes dibujos, se expone cómo se ha venido elaborando este arte en aquella comunidad, al tiempo que se traza un mapa impreciso (como todos los que tienen que ver con las tradiciones) sobre los distintos tipos de materiales, piezas y áreas donde se emplean y fabrican ('fabricaban', habría que decir ya?). Si bien Galicia es el área geográfica donde se centra el estudio, hay en él aspectos que se pueden extrapolar a cualquier otra zona de la Península (y más allá incluso): el tipo de artesanía y artesano a los que aquí se hace referencia (populares, es decir, no especializados en la labor), su forma de trabajar, el medio y circunstancias en que lo hace, el tipo de 'economía' en que se integra esta actividad, etc., son, como señalaba, comunes, con sus peculiaridades, a los del resto del país. El libro va acompañado de un DVD con siete reportajes grabados, en colaboración con el equipo técnico de la Diputación de Lugo, a diferentes cesteros rurales y, aunque no es su finalidad, se dan también pautas sobre la fabricación en el caso de algunos cestos y otros objetos. ¡Ah!, y algo que me llena de alegría: el prólogo es de mi maestro y amigo Agustín García Calvo: la charla que pronunció en Vigo en 1999 con motivo de unas jornadas cesteras a las que tuve la oportunidad de invitarle y cuya magistral exposición sentó las bases para mucho de lo que ha venido siendo mi posterior estudio y divulgación de este arte tradicional.
Claro, como todas las cosas, este libro también tiene sus dos historias: la que cuenta y la que lo cuenta. Y como esta segunda no aparece reflejada directamente en él, os la relato un poco a lo breve por si a alguno le apeteciese estar al tanto.
Erase una vez hace unos 30 años que, sin comerlo ni beberlo, aquí éste se encontró enredado en el mundo de la cestería. Eran los comienzos y, durante mis más o menos prolongadas estancias en remotas aldeas de Galicia (tierras por las que entonces vivía), invitado por ONGs a enseñar a los lugareños un poquillo de lo poquito que sabía de estas artes, fui descubriendo, de manos de aquéllos, una cestería hasta entonces ignota para mi mismo: la que habían venido elaborando los campesinos de esos parajes desde tiempos inmemoriales. Comprobando que ese arte y objetos que tan interesantes se me presentaban estaban desapareciendo y que nada, o casi nada, había sido recogido de alguna manera que dejase testimonio (libros, fotografías, filmaciones...), aquél primer enredo se lió más y comenzó lo que sería una labor de aprendizaje, investigación y registro (un poco caótico todo, tengo que reconocerlo) de aquella cestería popular que, sin buscar, me había encontrado. Durante algún tiempo la documentación fue quedando en el limbo de unas estanterías de casa sin pensar mucho en qué hacer con ella: acuciaba la supervivencia económica y el poco tiempo que esa bicha dejaba libre se lo entregaba muy gustosamente, como siempre, a la pereza. Pasados unos años fui contratado por el Ayuntamiento de Vigo a impartir unos cursos sobre cestería popular gallega en su recién creada "Casa do Cesteiro". La enfermedad que desde algunos años arrastraba se puso alegre por esos tiempos y me concedieron una 'baja pagada', algo que ni tenía noticia de que existía. Como la cosa iba para rato, tenía el pecunio relativamente asegurado y 'el dolce far niente', como suele ocurrir, invita a cosas divertidas, me puse a organizar todo aquel material con el objetivo, más o menos definido, de hacer un libro con él. Entre gozos y sombras fue construyéndose y, una vez que me pareció listo (o al menos razonablemente presentable), pasé a buscar quién quisiera publicarlo. Un calvario de años, engaños y desengaños hasta que Francisca López, entonces directora del CENTRAD (Centro de Artesanía y Diseño de Lugo), institución para la que por aquellos años yo estaba trabajando, me propuso que fuese la Diputación quien lo publicase. Acepté y, como nunca me había movido un interés económico en esta labor, mis condiciones no fueron por ahí sino que se resumieron en estas tres: que la publicación se hiciese con calidad, que el libro se distribuyese siendo de fácil acceso al público y, finalmente, que se me reservaran los derechos de autor. Pasado un tiempo, recibí una llamada de la directora para comunicarme que la maquetación estaba terminada pero que había unos contratiempos. Los 'contratiempos' eran que, por desconocimiento -estoy seguro-, ella había aceptado unas condiciones de mi parte que no encajaban con las normas que la Diputación tenía para sus publicaciones. Me negué en rotundo a que el libro no se distribuyese ni se respetaran mis derechos de autor y, a sabiendas del desembolso que la Diputación había hecho para pagar los gastos de enmaquetación, pensé que eso supondría mi despedida ipso facto del trabajo. Pero no, y aquí quiero agradecer de nuevo a Francisca López su comprensión y su buen hacer para conseguir que no sólo no ocurriera eso sino que pudiéramos aprovechar el trabajo realizado para que una editorial lo publicase. Ir Indo sería la editora. Después de mantener una reunión con su director, Bieito Ledo, éste se mostró encantado de hacerse cargo de ello. Pese a ser una firma que sólo publica libros en gallego, convenimos en que un libro como éste, tan 'minoritario' en principio, corría serio peligro de no venderse apenas, no sólo en España sino también en el extranjero, si no lo publicábamos en castellano que era como yo lo había escrito. Se hizo pues así pensando además que más adelante, seguramente, se podría realizar otra edición (tal vez con el apoyo de la Xunta?) ahora sí, en gallego o incluso bilingüe. Bueno, la sorpresa fue que no sólo el gobierno de la Comunidad no tuvo ninguna disposición a hacer tal cosa sino que, dado que el libro no estaba escrito en gallego, rechazó adquirir ningún ejemplar para bibliotecas y demás. Supongo que estarían convencidos (con ese convencimiento irrazonable que dan las ideologías) que era mejor no tener ningún libro sobre la cestería tradicional gallega que tener uno escrito en castellano.
Y, más o menos, hasta aquí la historia. Desde el momento en que salió a la luz, el libro ha ido goteando sus ventas gracias fundamentalmente al boca a boca (algo que supongo que ocurre con la mayoría de este tipo de documentos) hasta el día de hoy en que, como comenté al principio, hemos llegado a los 100 últimos ejemplares. Desde el momento en que me puse con él pensé que este estudio podría servir como una especie de introducción o mapa general de la cestería popular gallega. No era mi intención hacer un trabajo exhaustivo sobre el tema (algo que llevaría mucho tiempo y necesitaría la colaboración de alguna institución o lo que fuese que hiciese una aportación económica) sino que confiaba, y sigo confiando, en que otros se animaran a continuar con la investigación, tal vez ahora más centrada en áreas concretas de la geografía gallega. Algún trabajo en este sentido se ha publicado y, ojalá, antes de que sea demasiado tarde (si es que no lo es ya), se realicen más. Sea como sea, conviene no olvidar que la verdadera vida de la cestería está en continuar haciéndola y que estos registros, lejos de hacerse para ocupar estantes de bibliotecas, deberían intentar servir para ello.

martes, 24 de abril de 2018

Vértigo

--   -- Vértigo da.
-       -- Se acelera la caída, ¿no? 
-       -- Te precipitas en este mundo y…
-       -- Un hondón en el que te abismas más y más rápido a cada paso.
-       -- O un abismo que asciende y te va despojando.
-       -- ¡Hasta del pelo! ¿Me canta usted algo?
-       -- ¿Y que quede una estela fugaz de nuestra caída?
-       -- O de aquella ascensión. Sea, de cualquier manera, testimonio de la hermosura de un encuentro.
-       -- Bendito el que deja belleza a su paso.
-       -- Amén.
-       -- Venga, usted también: a la par.
Sólo de lo negado canta el hombre
Sólo de lo perdido,
Sólo de la añoranza
Siempre de lo mismo*
-       -- ¡La recuerda usted!
-       -- Sólo a lo olvidado hay vuelta.
-       -- ¿Hace un abrazo?
-       -- ¡Y cómo! El milagro este de estar aquí, los dos…
-       -- De encontrar a alguien.
-       -- ¡Oé, agua, aire, aliento!
-       -- ¡Sombra de siesta de verano, moscardón!
-       -- Celebrar cada encuentro, pues.
-       -- Beso.
-       -- Besos.
-       -- Y…
-       -- Sí, y… Más, siempre aún más.
-       -- ¿Se va?
-       -- ¿Usted?
-       -- Este sin fin abismo…
-       -- Este continuo alejarse…

 Imagen de crucifixión dibujada por Juan de la Cruz


*Estrofas de un poema de Agustín García Calvo

jueves, 19 de abril de 2018

Fundación Tormes

La Fundación Tormes, a través de su director, Raúl Tapia, me encargó el mes de noviembre pasado (como ya comenté en una entrada anterior) la realización de unas instalaciones con fibras vegetales para su centro en Almenara de Tormes (Salamanca). Estas obras debían formar parte del proyecto "Arte emboscado", cuya idea es la de construir un recorrido artístico por uno de los caminos que entrecruzan el lugar: una finca que, gracias a la actuación de estos amigos, pasó de ser una cantera al encantador bosque y lagunas en el que, en estos años, tantas aves han venido a habitar.
Mi propuesta fue construir tres obras con el denominador común tanto de las fibras vegetales como el de que pudieran servir, de ser necesario, como 'escenarios' para representaciones de otras artes (danza, teatro, exposiciones...).
La primera instalación, denominada como "El bosque de las arañas", se construyó al principio del recorrido del camino anteriormente comentado. Utilicé mimbre blanco y varas de chopo de las que crecen en abundancia por la finca.



La segunda, el "Teatro de títeres", quedó situada a mitad más o menos de la ruta y, como su nombre indica, tiene como principal finalidad servir a las representaciones de títeres, guiñoles, etc., que eventualmente se puedan llevar a cabo para algunos de los numerosos grupos de niños y muchachos que visitan el lugar a lo largo del año. Está realizada con mimbre sin pelar y estacas de pino.



Finalmente, bauticé como "Trilogía" una instalación en la que empleé mimbre blanco siguiendo la técnica de nasas que ya he utilizado en algunas otras obras anteriormente. Tiene una altura aproximada de cuatro metros en su punto mayor y, aunque en un primer momento estaba pensado emplazarla en el agua de una de las lagunas, finalmente, debido a las torrenciales lluvias de este año, se decidió, por seguridad, hacerlo en la amplia y despejada explanada en que acaba el camino del "Arte emboscado".


Mi agradecimiento a la Fundación por su encargo y a Raúl Díez y Ricardo Fontales por su ayuda en la elaboración de las piezas. Confío en que esta ruta emboscada, en la que también han colaborado con sus obras Joaquín Vila y Coral Corona, sirva para el disfrute de la gente que visite el lugar.  

lunes, 16 de abril de 2018

Ceguera

- Qué lugar tan frío.
- ¿No aventura usted demasiado?
- A veces se ciega uno y cree que sabe lo que siente.
- Y acaba sintiendo lo que cree.
- Parece ser.
- Esta helada...¡Cuánto beso de cristal!
- Un abrazo inhóspito. Una rapaz.
- ¿Oye usted esas pisadas?
- Oigo.
- Las di hace mucho y vuelven siempre con la nieve.
- ¿Olvidó algo?
- Andar.
- Se cegó.
- Toda una vida.
- Ya, ocurre al caminar.

martes, 3 de abril de 2018

Cursos y actividades para abril y mayo

CONSTRUCCIÓN DE CABAÑAS DE MIMBRE

Esta actividad se encuadra dentro de las que, con motivo de los Días Europeos de la Artesanía, se celebrarán en Hoyo de Manzanares los días 6, 7 y 8 de abril.
Lugar: Hoyo de Manzanares (Madrid).
Fecha: 7 de abril.
Horario: Todo el día.
Plazas: Abierto al público. 
Programa:  Construcción de cabañas de mimbre.   
Precio: Gratuito.

CESTERÍA DE MIMBRE. CABAZOS DE LA RÍA DE MUROS (GALICIA). CESTOS DE LAZO.
Curso de introducción a la cestería de mimbre en el que realizaremos dos tipos de cestos bien distintos. El primero (cabazo) se construye a partir de una mesa provista de agujeros y, al contrario de lo habitual, el canasto se comienza por la boca y se acaba por la base. 
El segundo (cesto de lazos) es un tipo de técnica muy habitual en la cestería gitana y que se distingue por su construcción a base de trenzados compuestos de determinados números de mimbres.
Lugar: Caballar (Segovia).
Fechas: 21 y 22 de abril.
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20.
Plazas: 6
Programa:  Construcción de cabazo y cesto de lazos.  
Precio: 175 €. (El precio incluye materiales, comidas, desayuno y cena. Alojamiento en mi casa hasta cinco alumnos entre quienes lo precisen).
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508.
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses


CESTERÍA DE MIMBRE. CESTAS REDONDA Y OVALADA. 
Lugar: Algete (Madrid).
Fechas: 5 y 6 de mayo.
Horario: De 10 a 20 con pausa para comida. 
Plazas: 10
Programa:  Construcción de cesta redonda con asa y cesta ovalada.   
Precio: 150 €. 
Más información e inscripciones: info@lacasadelhortelano.com Tfno: 916282810

CESTERÍA DE ESPARTO. ESCOBILLA.
Este curso se encuadra dentro de las actividades que se celebrarán los días 18, 19 y 20 de mayo en Fuendetodos con el nombre de : Festival Arte y Biodiversidad Alimentaria en el Campo de Fuendetodos. 
Lugar: Fuendetodos (Zaragoza). 
Fechas: 18 de mayo.
Horario: De 16:30 a 20:30. 
Plazas: 6
Programa: Fabricación de escobilla de esparto.
Precio: 30 €. 
Más información e inscripciones:carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508.

CONFERENCIA. CONSTRUCCIÓN DE CABAÑAS DE MIMBRE. 
Estas dos actividades se encuadran dentro de las que organiza el Museo de la Diversidad de Ibi los días 24 y 25 de mayo con el nombre de: Fibras vegetales. Patrimonio natural y cultural. 
CONFERENCIA
Lugar: Ibi (Alicante). 
Fecha: 24 de mayo.
Horario: Por confirmar
Plazas: Abierto al público
Título: Cestería popular.
CONSTRUCCIÓN DE CABAÑAS
Lugar: Ibi (Alicante)
Fecha: 25 de mayo.
Horario: Todo el día.
Plazas: Abierto al público
Precio: Gratuito
Más información e inscripciones: www.museodelabiodiversidad.es

jueves, 22 de marzo de 2018

De rebeliones y sumisiones


       - Tristón te veo.
-         - Casi que traicionado, diría.
-         - ¿Por?
-         - Erais como las cómplices de uno y ya ves…
-         - ¿Te refieres a nosotras, a las mujeres?
-         - ¿A quién si no?
-         - ¿Y eso de la traición?
-         - Pues mira, que los hay que nos sentíamos acompañados en esa especie de estar medio fuera, medio en contra de este mundo de los hombres; de mirarlo de reojillo sin creérnoslo, reconociendo por lo bajo su falsedad, brutalidad, torpeza. Y ahora…
-         - Bueno, no sólo medio fuera, también padeciéndolo.
-         - Eso es, sometidos al orden con todas sus ideas, instituciones, leyes, creencias… Al Poder, en definitiva. Y ahora, después de sufrirlo tanto tiempo, en lugar de alzaros contra todo eso para rechazarlo resulta que por cualquier parte se escucha que lo que queréis es vuestro huequecito, o huecazo, tanto da, en ese putrefacto pastel.
-         - No siempre, eh. Lo que ocurre es que a quienes más se oye es a las que reclaman eso… ¡En nombre de todas, encima!
-         - Ya empiezan a parecerse a los de arriba, siempre hablando en nombre de todos.
-         - O de la mayoría, que para el caso… Pero vaya, sí, te entiendo: es como si todo este mundo en que malvivimos no fuese una imposición, sino algo ‘natural’, ‘incuestionable’, o cosa por el estilo, y el problema estuviese en los que lo han venido administrando.
-         - Esclavos ellos a su vez de tener que creérselo, y trabajar, y someter. De comprar amor con prostitución o matrimonios; de hacer guerritas, y morir y matar por ser ‘los hombres’…
-         - Bueno, igual con las mujeres interviniendo, el cotarro varíe.
-         - No nos engañemos, las cosas cambian para seguir siendo las mismas. Esa es la forma que tienen de mantenerse. Un gobierno es un gobierno; un jefe, un jefe; un torturador, un torturador; un camarero, un camarero; los habrá más suaves o más duros, machos o hembras, pero siempre serán un gobierno, un jefe, un torturador o un camarero.
-         - Vaya cambiazo, sí. En lugar de rebelión, integración.
-         - Igualdad, que llaman. Todos en el mismo saco: a trabajar y a consumir paritariamente que, al fin y al cabo, es de lo que se trata.
-         - Y si no, ¿qué?
-         - Negarse, sin más.
-         - ¿Y después?
-         - Ya se verá.
-         - ¡Pobres de los hombres! Dejarles ahí solos y sometidos…
-         - ¿Pobres? Lo que libera a unos libera a otros, si no, no es libertad ninguna. Mira, ellos -nosotros, si lo prefieres- no son el enemigo, es el mundo establecido a través suyo.
-         - Entonces, ¿conseguir uno construido por nosotras?
-         - Eso no sería más que la otra cara de la misma moneda. Un mundo en contra del hombre y la mujer, habría que decir.
-         - No entiendo.
-         - Te hacen creerte mujer como me hacen creerme hombre.
-         - ¿Quién?
-         - El único que puede: el Poder.
-         - Pero, ¿si tienes un sexo u otro?
-         - ¡Qué tendrá que ver eso con ser mujer u hombre! Serlo es lo que este orden le impone a cualquiera que le haya tocado llevar una grieta o un colgajo entre las piernas, algo que no sabemos lo que es y que únicamente distingue, pero no constituye.
-         - Hasta que le ponen nombre y hacen como que lo supieran.
-         - Lo uno va con lo otro.
-         - Ya. Será por eso que muchas nos rebelamos contra el sambenito que nos cae encima.
-         - Y muchos. Otra cosa es que, sumisamente, la mayoría acate la orden.
-         - Sin darse cuenta, me parece.
-         - Obedecer es lo más fácil.
-         - Pero hay quien no traga.
-         - Por suerte, nunca todos tragan… En tanto en cuanto no se afirmen.
-         - ¿Cómo?
-         - Con algún otro calificativo. En este aspecto con esos de homosexual, bisexual, transexual, lesbiana…
-           - Menudo guirigay de confusión el de estos días, ¿no?
-         - Sí, una guerra equivocada. No por ‘empoderarse’, sino contra el Poder habría que librarla. Él es el que esclaviza.
-         - Hasta derrotarle.
-         - No, hasta liberarle a él también.
-         - ¿Al Poder?
-         - Sí, el está igualmente preso.
-         - ¿Preso, de qué?
-         - De sí mismo, de ser el que es; como tú, como yo, como cualquier otra cosa.
-         - Pero, si él es el que puede.
-         - Mucho, pero no todo.
-         - ¿Qué es lo que no puede?
-         - No poder.
-         - Venga, vámonos a jugar con los niños. Verás como entre ellos olvidamos…
-         - Y así podremos recordar… Pero, ¿con cuáles? ¡Ya casi no los hay por las calles!
-         - Con los que no fuimos, con los que nunca dejamos de ser.
Foto: Agustín (encontrada en un libro cuyo título no recuerdo).