domingo, 11 de febrero de 2018

Próximos cursos y actividades

Aquí va la información de los cursos y actividades que por el momento tengo programadas para el mes de marzo y lo que queda del de febrero. Si más adelante se presentase alguna otra actividad o curso lo comunicaré.
V JORNADAS ESPARTO: NATURALEZA Y CULTURA
Lugar: Casa de cultura "José Saramago" (Albacete). Con motivo de la celebración de estas interesantes jornadas (a las que os animo a acudir) he sido invitado a dar una charla sobre cestería que tendrá como título: "Enseñar haciendo. Gabriel y Reinalda, esparteros". 
Fecha:14 de febrero
Horario: 18:30
Entrada libre
Para más información sobre estas jornadas aquí os va el cartel y programa:
(Nota: El seminario que impartiré los días 15 y 16  es sólo para la gente de la Universidad Popular.)


CURSO DE CESTERÍA DE LÁMINAS DE MADERA
Lugar: EL RINCÓN LENTO (Guadalajara)
Fecha: 3 de marzo
Horario: De 10:30 a 14:30 y de 16:30 a 20:30
Plazas: 10 
Programa:  Elaboración de una cesta con láminas de castaño.
Precio: 75 €
Más información e inscripciones: El Rincón Lento. Tfno: 949235085

CURSO DE CESTERÍA DE PALMITO. "Soplador".
La cestería de palmito es una de las más importantes de la Península y Baleares. Para su elaboración se emplean los cogollos de una palmera enana (Chamaerops humilis) que está ampliamente difundida por el sur y levante (desde Huelva hasta el sur de Cataluña) y Mallorca. La lenta elaboración de piezas que supone trabajar con este material hace que sea una de las cesterías en mayor riesgo de desaparición en nuestro país. Por otra parte, resulta bastante complicado aprender a trabajar este material ya que apenas se programan cursos. Aunque hasta la fecha los talleres realizados en Caballar los impartí yo mismo, en esta ocasión he invitado a Antonio Rodríguez, uno de los mayores conocedores y mejores maestros de esta cestería, para que sea quien se encargue de la docencia puesto que considero que es la persona más indicada para ello. Animo a cualquier interesado en cestería a aprovechar esta oportunidad para acercarse a la labor de palmito ya que, como he comentado, no es fácil recibir un curso sobre esta especialidad. 
La pieza que realizaremos será un tradicional 'soplador' de los que se empleaban para avivar el fuego en las cocinas o, por qué no, abanicarse cuando el calor aprieta. Esta pieza nos dará la oportunidad de aprender algunas de las labores fundamentales de la cestería de palmito: Preparación del material. Trenzado de empleita. Cosido lineal y en ángulo recto. Borde.
Monitor:  Antonio Rodríguez. 
Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 24 y 25 de marzo
Horario: De 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00
Plazas: 10
Programa:  Elaboración de soplador
Precio: 175 € (El precio incluye materiales, comidas, desayuno y cena. Alojamiento en mi casa para las primeras cuatro personas que lo soliciten).
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508.

CURSO DE CESTERÍA DE CAÑA
Anuncio aquí este curso programado para el mes de abril en Gran Canaria y que he sido invitado a impartir. Lo organiza Marleen Mangnus, una compañera cestera de Holanda, y si alguien se anima a participar tiene que ponerse en contacto con ella (en inglés, preferentemente).
Lugar: Gran Canaria.
Fechas: Entre el 16 y el 21 de abril.
Programa:  Elaboración de cestas con caña y con palma (materiales tradicionalmente empleados en esa isla).
Más información e inscripciones: Marleen Mangnus : marleenmangnus@gmail.com

domingo, 4 de febrero de 2018

Camino de la poda

Manu - Un destello de noche por toda guía.
Cesar- ¿Cómo dices?
M- No, murmuraba; no sé muy bien. Los gorriones despertaron mi sexo cuando era un niño y ése que se encarama al chopo me ha despertado el recuerdo al cruzársenos volando.  No sé por qué he asociado con…
C- ¿Pero qué bicho t’ ha picao para decir esas chorradas tan temprano?
M- Pues eso, un bicho. O mejor: un monstruo. Esta noche he vivido mi monstruo y aún barrunto el descoloque que su paso me ha dejao. 
C- Será mejor que saque el termo y nos tomemos un café. O dos. Tampoco hay prisa por llegar a la mimbre.
M- Te voy a leer lo que he escrito al despertarme.
C- Si no hay más remedio.
M- Ahí va:
Esta noche he vivido mi monstruo. Irrefrenable, ajeno a bien y mal, libre, rebosante de vida se lanzó por el espeso bosque de tiniebla que se abría a su costado.  Una feroz y difusa desazón interior ha explotado tras golpear contra mi como el preso que no soporta su cautiverio lo hace con las paredes de su celda. Esta noche he vivido mi monstruo. Desde dentro, sin pedir permiso, ha hecho palpitar y henchirse de bruta vida cada uno de los rincones de mis carnes hasta reventar su conformación. Ahora, la estela de su paso destroza sin contemplaciones cualquier idea que pueda hacerme de él y de eso que llamamos vida. La suya es mi muerte, la de cualquiera. Toda creación social o particular de orden sólo obedece al miedo de vivir….
C- ¡Para, para tío que me va a dar algo! Nada de picotazo, más bien debe de ser el muerdo de alguna fiera porque todo eso suena a historia de hombre-lobo o cosa por el estilo… Que, por cierto,  de paso se habrá zampao al gorrión, no? 
M-Ríe, ríe…Es que mira, en algún lugar muy secreto no están separados:  el monstruo, los gorriones, eso que llamamos deseo sexual como sabiendo lo que decimos… El hondón donde ternura y crueldad se confunden a veces deja escapar un rayo de oscuridad que alumbra y desvela la cárcel en que estamos cautivos. Así terminaba el escrito. 
C- No entiendo mucho, chaval, la verdad. 
M- Yo tampoco, no te creas. Tal vez ni se trate de eso.
C- Bueno, menos mal que ese monstruo, como tu le llamas, sólo es un sueño. Qué terrible si fuese real. 
M- ¿Un sueño? ¿Terrible para quién?
C- Pues para ti, para mí, para cualquiera. Además, eso que dices del orden…, ¡Sería la barbarie en el mundo!
M- Déjate de barbaries, ¿te parece pequeña la que tenemos? No fantasees con cosas que nadie sabe. 
C- Pero tu lo escribiste: “su vida es mi muerte, …”
M- Ya, y entonces se pregunta uno quién es ése que moriría.
C- Pues no cuesta mucho hacerse una idea.
M- … y no ir más allá.  A lo mejor ese es el problema: que hacerse una idea evita pensarlo.
C- ¿Qué es eso de ir más allá? Pues claro que me hago una idea, qué si no… Y tu otra; cada uno la suya. Y todas respetables, que se suele decir.  
M- Ninguna respetable. 
C-¡Tu si que eres un monstruo! ¿Cómo que ninguna?
M- Deja eso ahora. Escucha: Un bicho indómito y desconocido cuya monstruosidad es acabar con otro doméstico y conocido que hace monstruosidades. ¿Qué te parece?
C- Oye, que ese ‘doméstico’, como tu dices, también hace cosas guapas.
M- Claro, cómo no, quien hace unas por fuerza tiene que hacer las otras, esa es su condena…
C- Pero tu…, yo…, somos buena gente, no? 
M- Bah, qué importamos tu o yo.  Se trata de la tribu esta en la que estamos metidos. ¿Quién se considera en ella malo? ¿Quién no encuentra justificación en lo que hace? 
C- Eeee, vale, ya hemos llegao, fin del camino. ¡Ale, mira! ¿Querías gorriones? Pues ahí tienes una buena bandada.
M- Tan esquivos…
C- Sí. Igual eso es lo que despierta el deseo, ¿no?
M- O igual es el deseo mismo.
C- ¿Llevas las tijeras?
M- Sí, claro. 
C- Pues píllalas, dobla el espinazo y a podar. Verás como así se nos pasa lo del monstruo ese y sus monstruosidades. Pa mí que todo eso que contabas es mentira, un rollo que t’ has inventao. 
M- ¿Y si fuese así? ¿Acaso es falso todo lo que se diga mintiendo?
C- A que te corto.

martes, 23 de enero de 2018

El bosque de las arañas. Fundación Tormes.

Conocí a Raúl Tapia (R. Alcanduerca, para quien escuche El bosque habitado, de Radio 3), en Hervás (Cáceres) hace unos meses. Acudió a la charla sobre cestería que me habían invitado a dar y al finalizar conversamos un rato, comentándome que era director de la Fundación Tormes e invitándome a visitarla.
Unas semanas después viajaba en coche hacia Almenara de Tormes (Salamanca) que es donde se encuentra la finca donde realizan las actividades. El lugar había sido una antigua cantera hasta que se abandonó hace unos veinte años. Desde entonces, la Fundación se dedicó a 'acelerar' la recuperación del entorno y hoy el lugar alberga varias lagunas, bosques y es hogar de multitud de animales salvajes y aves. Un paraisito.
Paseando por allí, me contó Raúl que la idea actual era realizar un nuevo recorrido (hay ya un par de ellos por los que la gente puede caminar a través de la finca) que incorporase algunas obras de diferentes amigos. Ya Joaquín Vila y Coral Corona estaban haciendo las suyas y ahora me invitaba a mi a que construyese lo que se me ocurriera. Un placer de invitación que acepté inmediatamente.
A finales de noviembre una niebla de esas que animan a difuminarse acogía mi llegada y acompañaría los primeros días de trabajo y soledad. Sol, viento y heladas vendrían después. Ya, en estos últimos días, animan el cotarro las cigüeñas que comienzan a llegar.
Si no hay novedad, serán tres las instalaciones que realizaré y en todas se intentará que además, si fuese necesario, pudieran servir como lugares para realizar otras actividades (representaciones teatrales, de danza, música,...) . De momento está acabada la primera: una serie de 'telas' que he llamado "El bosque de las arañas". Se encuentra 'tejida' entre un grupo de chopos situados en un lugar apartado que me dio la impresión de tener algo de misterioso (aunque vete tu a saber si no serían fantasías que se monta uno). Como alrededor del lugar crecían muchas varetas de chopo aproveché ese material y lo combiné con mimbre blanco. Aquí van unas fotos de lo que ha acabado siendo.



La segunda construcción va dando sus últimos coletazos pero de ella ya diré algo en otro momento. 

miércoles, 3 de enero de 2018

Cursos para febrero

Hace tiempo que tenía varias invitaciones de amigos de Madrid para realizar cursos en sus espacios así que, en esta ocasión, decidí juntar algunos de ellos e impartirlos en el mismo fin de semana. Como veréis son cursos de iniciación a la cestería pero, en los tres casos, con diferentes materiales. 
El primero será en la espartería de Juan Sánchez y, cómo no, irá dedicado al esparto. Será una tarde y nos dedicaremos a confeccionar una escobilla tradicional de las que se empleaban para multitud de faenas: limpiar las cenizas de la chimenea, encalar las casas,...
El segundo curso tendrá lugar en Florita Florituras el taller que ha abierto Ruth para impartir, siempre con mucho esmero, diferentes tipos de cursos. Ella misma tenía interés en relacionar materiales no tradicionales en cestería con esta actividad y, por tanto, el taller tendrá como finalidad aprender algunas de las técnicas que habitualmente se emplean en el trabajo con materiales planos (como la tira de castaño) usando ahora tetrabriks, cartones, papel de periódico o revistas,..., materiales, en definitiva mucho más asequibles y fáciles de trabajar para la gente que vive en ciudades. 
El tercer curso lo dedicaremos al mimbre y el espacio será el que tiene Angela al lado del Rastro. Como es de iniciación no nos podíamos complicar mucho la vida así que he escogido un modelo de cesta que, aunque emplea técnicas muy elementales en cestería, consigue un diseño un tanto distinto a lo acostumbrado. 
Por último, el cuarto taller no tendrá lugar en Madrid sino en Collado Hermoso (Segovia) en las impresionantes instalaciones de Abbatte. Por deseo de algunos solicitantes del curso, dedicaremos la jornada al mimbre para realizar, en esta ocasión, una cestilla tradicional de las que se empleaban como paneras o/y costureros.

Además de los cursos, por si a alguien le interesa, el día 14 de febrero, daré una charla en la Universidad Popular de Albacete con motivo de las Jornadas dedicadas al esparto que anualmente se celebran allí. Como me han dicho que ése es el llamado 'día de los enamorados' se la dedicaré a dos de mis amores cesteros: Reinalda Patiño y Gabriel Vállez, maestros con quien comencé a aprender esparto y de quienes guardo un recuerdo tan vivo como repleto de agradecimiento. 

INICIACIÓN A LA CESTERÍA DE ESPARTO. ESCOBILLA
Lugar: Espartería Juan Sánchez. C/ Mediodía Grande, 3 (Madrid)
Fecha: 2 de febrero
Horario: De 16:30 a 20:00
Plazas: 8 
Programa:  Elaboración de una escobilla de esparto tradicional.
Precio: 40 €. (El precio incluye materiales).
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508.


TÉCNICAS CESTERAS CON MATERIALES ALTERNATIVOS
Lugar: El taller de Florita florituras. C/ Andrés Mellado, 29. Local 40 (Madrid)
Fecha: 3 de febrero
Horario: De 10:30 a 14:30 y de 16:00 a 19 horas
Plazas: 10 
Programa:  Aplicación de técnicas cesteras tradicionales para trabajar fibras planas a materiales alternativos como papel, cartón, tetrabriks, etc.
Precio: 80 
Más información e inscripciones: El taller de florita florituras




INICIACIÓN A LA CESTERÍA DE MIMBRE. CESTA
Lugar: AE Decoración y restauración. C/ de la Encomienda, 6 (Madrid)
Fecha: 4 de febrero
Horario: De 10:30 a 14 y de 15:30 a 19 horas
Plazas: 10 
Programa:  Elaboración de una cesta en mimbre pelado y sin pelar.
Precio: 100 €. (El precio incluye materiales). 
Más información e inscripciones: angescribano@gmail.com y 657935454.


INICIACIÓN A LA CESTERÍA DE MIMBRE. PANERA
Lugar: Abbatte (Collado Hermoso. Segovia)
Fecha: 10 de febrero
Horario: De 10:30 a 14 y de 16 a 20 horas
Plazas: 10 
Programa:  Elaboración de una cesta en mimbre pelado y sin pelar.
Más información e inscripciones: info@abbatte.com



miércoles, 15 de noviembre de 2017

Curso para el mes de diciembre

TÉCNICAS CESTERAS EN ESPIRAL


Entre el 25 y el 29 del pasado setiembre impartí un curso en L'ENSCI (Ecole National Superieure de Creátion Industrielle) de Paris sobre técnicas de cestería empleando materiales no habituales en este oficio. No se trataba tanto de realizar piezas completas como de hacer muestras sobre las diferentes técnicas que estudiamos. El curso fue muy interesante y he pensado organizar algo semejante en Caballar para esta ocasión aunque, al contar sólo con dos días, la intención es dedicarlo únicamente a las técnicas espirales, o al menos a algunas de ellas. 
Estas técnicas son probablemente de las más primitivas en cestería: se encuentran por todo el mundo y, aunque con el nexo común de la espiral, tienen un sinfín de variedades. En la Península la modalidad más extendida es la empleada en los escriños castellanos o en los cestos de colmo gallegos, por ejemplo. Un haz de paja cosido con tireta de mimbre o corteza de zarza eran los materiales empleados en ambos casos. 
En este curso habrá dos opciones: 
- Utilizar materiales tradicionales como los que he mencionado u otros (esparto, junco, juncia, etc.).
- Emplear materiales alternativos como cordones sintéticos, algodón, reciclados, etc. Materiales que animo a los estudiantes a que los traigan ellos mismos, escogiendo así colores, texturas, etc., que les gusten o interesen (en las fotos de abajo podéis ver algunos ejemplos). En cualquier caso, consultarme cualquier duda sobre esto.





Lugar: Caballar (Segovia).
Fechas: 16 y 17 de diciembre.
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 19
Plazas: 7 
Programa:  Distintas técnicas espirales.
Precio:175 €. (El precio incluye materiales, comidas, desayuno y cena. Alojamiento en mi casa hasta cinco alumnos entre quienes lo precisen).
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508.
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.

domingo, 12 de noviembre de 2017

El curso de cofas que fue

Teníamos unas fotografías y una convocatoria: Curso de cofas.
Llegó un crepúsculo y aparecieron las alumnas. 
Tenemos más fotografías y más cofas. También unas risas, un puré de calabaza excelente, un vecino que nos regala setas y conversaciones medio serias al compás del anudado de las cestas. 

Ajena a nosotros una hoja verdiamarilla traza delicadas espirales en su caída del nogal del patio. Qué mundo tan extraño.
Y tu, padre, ¿dónde estás?

lunes, 23 de octubre de 2017

Curso para noviembre

CESTO O COFA EN TÉCNICA DE NASA

Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 11 y 12 de noviembre.
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20
Plazas: 6
Programa:  En esta ocasión volveremos a detenernos en al técnica de nasa mediterránea para realizar un cesto o una cofa (a elegir por cada alumno).
Precio:175 €. (El precio incluye materiales, comidas, desayuno y cena. Alojamiento en mi casa para quien lo precise)
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.
Cesto
Cofas

martes, 17 de octubre de 2017

Titiriteando

Ya me lo dijo en una ocasión mi amigo Dani: Pareces un titiritero. Sólo te falta la cabra. 
Acababa de contarle los últimos viajes donde me había llevado la cestería y fue muy atinado por su parte resumir todo aquel ajetreo con esa imagen.
El caso es que en las últimas semanas me ha tocado continuar titiriteando por algunas de las 'plazas' españolas y del resto de Europa donde, cesterilmente hablando, se celebran juntanzas de diverso tipo. Así que, por si informarse de ellas tuviera algún interés para alguien, paso a dar noticia de aquellas a las que me han invitado y 'los espectáculos' realizados (sin cabra, de momento).

Lichtenfels. Del 10 al 17 de setiembre.
En Lichtenfels se encuentra la Escuela Nacional de Cestería de Alemania que, además de los cursos anuales organiza, junto con el ayuntamiento creo (nunca logro retener estas cosas), una feria anual que lleva ya un montón de ediciones. En esta ocasión nos invitaron a Joan Farré y al que escribe para que realizáramos una instalación en mimbre, la misma o parecida a la que seis años atrás habíamos hecho en Odense (Dinamarca). 'Castillos en el aire', la titulamos en aquella ocasión así que a esta otra, por lógica de andar por casa, la llamamos 'Castillos en el aire-2' y, ¡sorpresa!, decidieron iluminarla por la noche.
La experiencia, organización, etc., fue, como en otras ocasiones que me habían invitado allí, muy buena; el tiempo, no tanto: frío, lluvia, viento..., menos mal que el fin de semana, que es cuando se celebra el mercado, el sol lució, algo favorable para los que acudieron a vender. Probablemente esta sea la feria anual cestera más grande de Europa, llegando a ella además de alemanes, profesionales venidos de otros países del entorno, especialmente del este, Francia, Holanda,...
Muy cerca de Lichtenfels se encuentra Michelau, y allí un museo de cestería muy interesante. Cantidad de piezas traídas de todo el mundo y mucha información sobre lo que fue la importante producción del lugar hasta hace unas decenas de años: cestería fina elaborada con tireta de mimbre.

Ibi (Alicante). Exposición y Jornadas del Esparto. 22 y 23 de setiembre.
Las organiza el Museo de la Biodiversidad de esta población que, desde hace unos años, viene desarrollando una labor de recuperación de los saberes esparteros de su área muy interesante. Un poco al calor del magnífico 'corro' cestero de la Universidad Popular de Albacete aquí, Sandra y sus compañeros,  han ido animando a gente mayor del pueblo a que reúnan otro que, a semejanza de aquél, sirva para juntar a los que saben y, además de compartir conocimientos, transmitirlos a cualquiera que se incorpore al círculo.
Las Jornadas fueron muy interesantes, tanto por las piezas de esparto que se mostraron en la exposición como por los cesteros que acudieron al mercadillo. Muy buena, también, la demostración sobre el proceso de cordelería de cáñamo que hicieron desde el museo de Callosa del Segura.
Además de esto, la organización celebró una mesa redonda a la que fui invitado. Allí, unos cuantos tuvimos la oportunidad de debatir  un rato sobre lo que se denominó "El papel de las fibras vegetales en la conservación del patrimonio natural y cultural".

ENSCI (École Nationale Supérieure de Création Industrielle) de Paris. Curso sobre técnicas de cestería. Del 25 al 29 de setiembre.
Desde hace unos años mi buena amiga Lois Walpole ha venido impartiendo un curso bianual en esta escuela. En esta ocasión no podía acudir y amablemente me pidió si la remplazaba. 
Una de las especialidades de L´ENSCI es el tejido y fue a los estudiantes de este área a quien se dirigió el taller.
Durante una semana y utilizando tanto fibras de las que disponen en la escuela (no las habituales en cestería) como otras que los alumnos iban trayendo, hicimos un recorrido por las técnicas cesteras más importantes. No se trataba tanto de realizar piezas como de hacer muestras de manera que se consiguiera un acercamiento a este otro mundo del tejido tan hermanado con el de los telares que allí estudian. Muchas estudiantas (sólo un chico entre un grupo de 22) con edades que rondaban los ventipocos años y mucha sorpresa la que les causó esta incursión. 
Entrar en contacto desprevenidamente con artes tradicionales como la cestería suele despertar entrañables y confusos sentimientos que parece dormitaran en los hondones de cualquiera. Que se acuda habitualmente a asociar esta actividad con penurias no es otra cosa que saber y hacer notar la triste realidad en que normalmente se ha tenido que desarrollar. Pero que la historia venga siendo una desgracia no quiere decir que la actividad lo sea. Se diría que, por debajo de cualquier circunstancia e incluso de nuestra conciencia, la cestería ha ido dejando un poso de ¿enamoramiento? en el común de la gente y que éste se remueve con más facilidad en los que se encuentran con ella desembarazados de la realidad que la ha acompañado.

Jardín Botánico de Córdoba. Exposición "Más que cestos. Cestería popular española". Del 4 al 24 de octubre.
Una nueva ocasión de mostrar mi exposición, "Más que cestos. Cestería popular española", esta vez en Córdoba y gracias al empeño y tesón de MariMar Gutierrez. Tanto la sala como el propio lugar, Jardín Botánico, son una maravilla y pienso que muy apropiados para el tema de la expo. Interesantísimo, por otro lado, el estudio que MariMar está haciendo sobre la cestería andaluza y que, confío, pronto pueda terminar y publicar.

Salt (Gerona). XX Fira del Cistell. 6, 7 y 8 de octubre.
Esto de las celebraciones de años (20, 200, 2000...) revela siempre una contradicción. Por un lado el tiempo contado (días, meses, etc.), es decir, algo que parece se pudiera encerrar en números, y por otro la evidencia de que no es así: lo que pasa, pasa continuamente y no se puede retener. Y entre tanto te lo tienes que creer (que ha pasado ese tiempo y se ha contado), o sea que han pasado 20 años y al mismo tiempo tu eres el que era entonces.
Corriendo un tupido velo sobre tales imposibilidades (necesario siempre para que no se evidencie la falsedad del mundo en que vivimos), este año se celebraba el veinte aniversario de la Fira del Cistell, un encuentro cestero que siempre recomiendo a la gente interesada en cestería y que agradezco a los organizadores que en cada edición me inviten a pesar de que no pueda participar con producción de cestos.
Por su proximidad con la frontera francesa, además de cesteros de toda la Península acuden a Salt bastantes otros del resto de Europa logrando así que la variedad de materiales, técnicas, objetos sea muy interesante.
Es importante también resaltar que esta feria, más allá de lo que reporte económicamente a los artesanos, convoca a muchos por el hecho de compartir unos días con compañeros de oficio, conocer cosas nuevas, intercambiar conocimientos, noticias, establecer contactos,... En fin, cosas que van más allá del pecunio.
El grupo de los asistentes a la Fira de este año (Foto de Carme Sitjá)

Hervás (Cáceres). Jornadas Paisaje Cultural Valle de Ambroz. 10 y 11 de octubre.
El Valle de Ambroz (norte de Cáceres) fue, hasta hace unas décadas, un lugar de enorme producción cestera. El grueso de la fabricación se centraba en los cestos de castaño laminado. Como en casi todas partes, a partir de los años setenta aquello decayó y en la actualidad sólo quedan dos cesteros en activo: Longinos, en Hervás, y el amigo Dani, en Baños de Montemayor.
El primero continúa con lo que fue tradicional en su pueblo: la cestería 'basta', que llaman por allí, dedicada a las labores del campo. El segundo, por su parte, es el último que mantiene viva la que fue especialidad de su pueblo, la cestería fina de tiras de castaño. Dedicada a funciones domesticas especialmente, se caracteriza por la profusión de pirograbados que decoran sus piezas.
Estas Jornadas no iban dedicadas unicamente a la cestería pero supongo que tampoco podía dejarse de lado una actividad que había sido tan importante en el Valle, configurando su paisaje, por un lado, con los bosques de castaño que lo rodean y, por otro, con la propia actividad de los cesteros en sus pueblos.
Se me invitó para que diera noticia de 'nuevos derroteros' por donde actualmente transita la cestería y expusiera alguna de las cosas que, de manera personal o acompañado, vamos haciendo e inciden tanto en espacios exteriores, públicos o privados, como en recintos cerrados. Sobra decir que estas charlas no atraen ríos de gentes (para eso están otras cosas) pero siempre es de agradecer que haya quien se preocupe (gracias, Greta) de incluir las artes tradicionales en este tipo de encuentros: una oportunidad para mostrar que ni están muertas, ni sabidas, si es que ambas cosas no son la misma.

Estando tan cerca de Baños, y para hacer bueno el título que Dani me había otorgado, allá que me fui a visitarlo cuando acabé en Hervás.
- Por dónde has andao, titiritero- Me suelta tras los saludos.
- Pues ahora vengo de Hervás, pero antes he estao por...- Le cuento.
- Buenooo. Estás como una cabra. 

miércoles, 30 de agosto de 2017

Cofas

Te subes al tren. Bueno, al tranvía que va del pueblo al puerto. Por el camino: cañas, casas de huerta, naranjos, limoneros, buganvillas; en una finquita, unos caballos ajenos a nuestro paso invaden el vagón con su penetrante olor a salvajía. El aroma acude y se desvanece como lo hace una nube, un recuerdo, una vida.
Continúa el traqueteo bordeando ahora la playita que hay antes de llegar al puerto. Allí has quedado con G., un hombre que aún hace nasas, cofas y otras artes cesteras para pescadores. En la arena, gente, balones, sombrillas, trajes de baño, bikinis y hasta algún que otro burkini (se dice así?). Se escandalizan mutuamente las que cubren todo su cuerpo con los que sólo tapan sus partecitas de la misma manera que podría hacerlo con ellos uno que pasase por allí en pelotas. Y, claro, aquéllos con él. Cada uno esconde lo que le han ordenado al toque de la corneta moral de su tierra y concluye que lo suyo está justificado: lo sangrante es que pueden llegar a masacrarse hasta por pejigueras como ésas... o a machacarnos la cabeza de cada día con toda plasta de noticias, radioteletertulias y opiniones sobre la cosa.
G. dormita en la terraza del bar al son de la conversación de los otros viejos pescadores: un corro que pasa desapercibido entre la avalancha de turistas que atiborran la isla en estos meses de verano.
- Aquí paso todas las mañanas.
- ¿No te gusta el pueblo?
- No. A mi me gustan la montaña y el mar, el pueblo no.
De camino hacia su coche le doy un zarzo que le he hecho en agradecimiento a las cofas que, unos días antes, el a su vez me regalaba.
- Esto lo hacían en Asturias, para secar quesos.
- Es de olivo, como los gambines y nasas que hacemos por aquí.
- Sí, claro, es lo que hay por estas tierras. Allí los hacían con avellano. ¿Solo utilizáis olivo?
- En este pueblo sí. Por otros lados los hacen con cañas y juncos. Se te ha roto un poco esta punta. Cuando vayas a trabajar moja las varas un par de días y luego déjalas secar un rato, así no te partirán.
- Pero estaban recién cortadas.
- Es igual. Y pódalas en luna nueva.
- O sea, cuando no hay, ¿no?
- Eso. La luna siempre es mentirosa, cuando está llena, es vieja, y cuando no está es nueva.
El coche parece un almacén: nasas, cestas de palangre, cofas,... pequeñas reproduciones, en su mayoría, de piezas tradicionales que ahora sirven como lámparas o fruteros.
- Yo he sido camionero toda la vida y a veces bajaba al pueblo a un pescador muy mayor. Una vez me pasó una cofa de estas que él hacía y con el tiempo me dio por intentar hacer una igual. Me jubilé temprano por enfermedad y desde entonces no he parado de hacerlas, todos los días estoy con ello.
- Pues yo llevo muchos años viniendo por este puerto y nunca había tenido noticia de usted, pensé que ya no quedaba nadie que continuara con esto.
- Soy ya el único por aquí.
- ¿Es usted zurdo? Veo que siempre cose de izquierda a derecha mientras que los otros pescadores diestros a los que he visto hacer esta técnica lo hacen al revés.
- No, no soy zurdo. Aprendí así y... A veces lo he hecho al revés pero me resulta más difícil.
- Esta es muy plana, ¿para qué las utilizaban?
- Para escurrir las redes. Le faltan las asas. Tiene que llevar cuatro.
- Y paners, ¿no hace paners?
- Pues no se hacerlos. ¡Y eso que tengo los rajadores de caña!
- Si quiere nos juntamos un día y yo le enseño.
- Por aquí ya sólo queda uno muy viejo que los hace y...
No muestra interés. Supongo que habrá pensado que cómo un foraster peninsular y además de ciudad le va a enseñar a hacer algo así. Yo también me lo pregunto.
En éstas se ha ido pasando la tarde y tras la despedida te vas a pasear por el puerto. En un rincón, el más cutre, flotan amarrados los cuatro barcos de pesca que aún quedan faenando. Olor a mar reseca y herrumbre; la luz amarillenta y plana de una bombilla barata ilumina el rostro del pescador negro que cena en la cabina del Alegría. En el resto de muelles: yates, yatitos y yatazos, el personal deambulante los observa y sueña.
Gente impoluta y tostada se repanchinga alrededor de una mesa de madera noble y velas en la cubierta del Sea Splendor. El servicio, encopetado, sirve las copas. En el Hysteria, la inmensa pantalla del televisor reúne alrededor de los colorines que proyecta toda una colección de blusas blancas moda Ibiza y pulloveres Lacoste en tonos pastel. Detenido sin mucha discreción frente a ellos una imagen de la infancia te asalta: aquellas mañanas de domingo en que papá te llevaba al zoológico del Retiro madrileño a ver las fieras.
Suena el silbato. El último tranvía que regresa al pueblo se pone en marcha. Echas a correr. Un brinco. Lo has pillado por los pelos. Se hunde el ferrocarrilito en una noche de azahares.