miércoles, 30 de noviembre de 2016

Jornadas internacionales de construcción con fibras vegetales

Durante los días 12, 13 y 14 de diciembre se celebrarán, organizadas por Garaión (Otaza. Ozaeta. Alava), unas jornadas internacionales de construcción con fibras vegetales. 
Tres grupos formados por Karen Gossart y Corentin Laval; Tim Johnson y Tom Meskell; Joan Farré y el que escribe, realizaremos diferentes instalaciones en las que cualquier interesado puede inscribirse y participar. 
Para más información llamar a los teléfonos: 
945 063245 / 686217701 / 627119096

jueves, 17 de noviembre de 2016

Dasografía*



Otoño en Caballar. Dasografía**

*Representación, descripción hecha con elementos del bosque. 
  Del griego: Daso (δάσος) Bosque, espesura, ...
                   Grápho ((γράφω): Registro, escrito, ...
**Agradecido a mi docto amigo Roberto García Tomé,  que me ayudó a encontrar la palabra.

martes, 1 de noviembre de 2016

Sauquillos

Te tienta tanto que no te resistes al rabioso rojo de los sauquillos. Ahora, ya, por ese bermellón arrebatado, recoges unos tallos antes de que se marchiten. Ves cómo se va, de un día para otro, desvaneciendo su grito en un rincón de la memoria del taller. Te detienes, los tanteas, sientes cómo ceden, cuánto, en qué momento se quiebran sus cuerpos, hasta dónde de si dan. Tejes, sin más. ¿Conseguirá un artificio revivir lo que se va? ¿Provocar tal vez que hiera más? Ah!, que hicieran los bermejos tallos de un cesto la paz de los muertos estallar.






viernes, 28 de octubre de 2016

Cursos y actividades para el mes de noviembre

Exposición 
MÁS QUE CESTOS. CESTERÍA POPULAR ESPAÑOLA.
El día 3 de noviembre a las 19 horas, en la sede de CEARCAL (Valladolid), daré una charla sobre dicho tema con motivo de la inauguración, ese mismo día, de mi exposición, Más que cestos. Cestería popular española. 
La colección está compuesta por más de cien piezas, ha visitado Holanda, Polonia y Alemania y, en España se expuso el mes de febrero pasado en Albacete. Su intención es dar una visión aproximada de lo que ha venido siendo la cestería elaborada por campesinos, labradores, pescadores, etc., de los diferentes pueblos de España. 
Cinco vídeos sobre el trabajo de algunos de esos artesanos, fotografías, paneles explicativos y un libro escrito y editado a propósito, completan esta exposición que permanecerá abierta en CEARCAL hasta el día 18 de noviembre.

Cursos
CESTERÍA DE MIMBRE Y ESPARTO.
Lugar: CEARCAL (Valladolid)
Fechas: 11 y 12 de noviembre
Horario: Día 11 de 16 a 20 horas. Día 12 de 9 a 14 y de 16 a 19. 
Plazas: 10
Programa: Elaboración de bolso/mochila pequeños empleando mimbre y esparto con diferentes técnicas. 
Precios: Socios Foacal: 116 €.  No socios: 145 € 
Más información e inscripciones: CEARCAL

CESTERÍA DE MIMBRE.
Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 19 y 20 de noviembre
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20 horas.
Plazas: 6
Programa: 
- Elaboración de cesta de setas según técnica catalana de cul de queixal. Este nombre hace referencia a la técnica empleada para realizar la base del cesto y que, entre otras cosas, se aplica también para realizar bandejas como la de la foto. 



- Elaboración de bandeja de nudo celta. 

Precio: 170 € (Incluye materiales, comidas, desayunos y cena así como alojamiento en mi casa para quien lo precise). 
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.

sábado, 15 de octubre de 2016

Las manos de 'ses madones'

Una palabra vale más que mil imágenes, en ocasiones. Otras, son ellas las que dicen mucho sin hablar. Aquí os dejo unas manos maestras* hablando en llata**: las de las madones de Capdepera (Mallorca), a las que, como casi cada año desde hace más de diez, he tenido el placer de volver a visitar. 

*Estas imagenes están extraídas de un vídeo más largo que he realizado sobre su labor y que pronto publicaré. 
** Pleita, en catalán.

sábado, 1 de octubre de 2016

Curso para el mes de octubre. Bayón.

El bayón (scirpus lacustris), bayunco, o buño, (con estos y otros nombres se le conoce), es una especie de junco que se emplea mucho en la cestería de otros países (desde Portugal hasta Inglaterra o  Finlandia) pero que en la actualidad apenas es utilizado en España.
Sus características (longitud, fortaleza, facilidad de trabajo) hacen del bayón un material excelente para realizar multitud de objetos (bolsos, cestas, sombreros, calzado, mobiliario, ...) empleando artes que van desde las del mimbre o las láminas de madera, hasta las del esparto o la espadaña.
Por otro lado, la técnica denominada 'Burkina' (tal vez porque se dice originaria de Burkina Faso) tampoco es muy conocida en la Península y se utiliza, tanto con mimbre como con juncos, para la confección de cestos y otras piezas.
A modo de iniciación en el empleo del bayón y el aprendizaje de la técnica 'Burkina', propongo un curso en el que realizaremos algún bolso (o mochila) y cesto del tipo de los que aparecen en las fotos.



Aquí os van todos los datos:

CESTERÍA CON BAYÓN. TÉCNICA 'BURKINA'.
Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 22 y 23 de octubre.
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20
Plazas: 6
Programa: Elaboración de bolso/mochila. Elaboración de cesto.
Precio: 170 € (Incluye materiales, comidas, desayunos y cena así como alojamiento en mi casa para quien lo precise). 
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.

domingo, 25 de septiembre de 2016

El Babu

Hay personajes cuyos rasgos se trazan entre los surcos que dejan un no tras otro. El Babu es uno de ellos.
Unas viejas moreneras* en la tabernilla de la islita donde has ido a pasar el día anuncian la primera línea. La camarera no sabe decirte quién las tejió, sólo que fue alguien del lugar. No encuentras nativos por el diminuto puerto que te puedan informar. En el restaurante playero donde comes, el camarero dibuja otros detalles:
- No, ya no queda nadie en la isla que siga con esas faenas antiguas. El Babu fue quien hizo esas nasas pero murió el año pasado.
- ¿El Babu?
- Así le llamaban. Un viejito que sabía de todo eso. En su casa quedaron muchas cosas de las que hacía.
- ¿Y se podrá visitar?
- No vive nadie en ella. Su mujer se fue de la isla.
- Vaya, que lástima.
- Era un personaje muy conocido aquí. Toda una historia. Cuando murió, el pueblo entero fue al entierro. Le pusieron una tumba muy bonita en el cementerio. Ahí se le ve haciendo esas cosas.
- Ah, pues iré al cementerio.
- No sé si estará abierto, pero ve.
Bajo un sol siestero de verano recorres a pie el árido camino que atraviesa el sur de la isla hasta llegar al camposanto. El candado está echado. La vieja verja veta el acceso a cualquier otra información. En el horizonte, sobre un mar de noes, tres estelas son suficientes para trazar los rasgos del personaje: unas antiguas nasas; el Babu, un nombre que no es nombre; y la memoria colectiva de su sabiduría popular.

*Nasas para pescar morenas.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Estela vegetal

Ése es el nombre con el que se ha bautizado la intervención urbana que la semana pasada realizamos  unos cuantos en la fachada del Museo Nacional de Escultura (Valladolid) con motivo del proyecto Callemuseo 3. Entre esos cuantos estuvimos, Muda Arquitectura, José Carlos Sanz Belloso, vecinos de Valladolid y otras tierras que quisieron participar en la ejecución y el menda. Como ya se ha escrito bastante y bien sobre esta acción, os dejo estos enlaces de Casilda García Archilla,  Nacho Gil (con las fantásticas fotos de su autoría que más abajo comparto) y José Carlos para el que quiera enterarse más.
Hace muchos años me vino, no sé cómo, una frase que, asociada a un sentimiento de libertad, no ha dejado de rondarme desde entonces: perderse en la manada. Algo de eso tan dulce diría que se ha dado estos días en Valladolid entre el gentío que nos reunimos con motivo de la Estela Vegetal. Seguro que los enredos del mimbre ayudaron a ello.







jueves, 25 de agosto de 2016

Diálogos al paso

Dirías que algo se están diciendo esta mañana cielo, viento y ristras de papel. O bailando juntos, si es que hablar y danzar, cuando son de verdad, no son lo mismo. Por no interrumpir no preguntas y así, como respuesta, una duda y una alegría.
Tal vez estos pececillos reunidos de tarde intentan explicarse el mundo sin percatarse de que están encerrados en un estanque. Del mismo modo hacemos nosotros sin caer en la cuenta de que estamos presos en esa pecera llamada realidad.
Y al caer la noche, otro viejo contenedor de mimbre desahuciado quizás esté comentando su vida a un joven semejante de plástico.
- Mis mimbres nacieron en campos lejanos. Crecieron alimentados de tierra, y sol, y vientos, y luna...
- Batallitas de viejo... ¡Te llegó la hora, abuelo! -repleto de arrogancia balbuceará para si el grandón-.
Adelantándose al camión de la basura un tipo desarrapao pilla al vuelo al baulito y se lo lleva, al tiempo que el vecino de plástico presumo que le anunciaba: De ésta no te salva ni Dios.

martes, 2 de agosto de 2016

Dalhausen. La vuelta

Y tras Cerdeira y el mimbre, vino Dalhausen con el curso de esparto y la expo "Más que cestos. Cestería popular española", que se inauguró en Holanda ya va para tres años y continúa rulando por otros países europeos (parece que hay más interés en ella por ahí que en España, donde, como tal, sólo se ha exhibido en Albacete). 
De la primera experiencia ya hice referencia en este blog a través de una entrada anterior.
En Dalhausen, lo primero, agradecer a Hansgert y Ursula su hospitalidad y elogiar su proyecto con respecto al museo  que coordinan y sus intentos por reavivar la cestería en una villa donde este oficio fue toda una 'industria' hasta hace unas decenas de años.
La labor de esparto no es precisamente de las más sencillas, así que, pese a que entre los estudiantes que asistieron al curso había una buena parte de cesteros consolidaos en el mundo del mimbre, costó cambiar el chip y comenzar a desenvolverse en este nuevo arte.
También hay que decir que, iniciarse en él a través del recincho de seis ramales se las trae. Tras lo que podríamos llamar la 'tortura' de los primeros ratos en que la gente no daba pie con bola, vino la relajación de empezar a entenderlo y la decisión, una vez entendido, de pasarnos al recincho sencillo o de tres ramales para intentar, ahí si, no sólo aprender sino conseguir terminar alguna pieza. El esparto, normalmente, no sólo es complicadillo, también lento, y el recincho de seis no te quiero ni contar. (No pretendo desanimar a nadie con estos comentarios, la cestería de esparto es fantástica, pero tampoco se trata de endulzar las cosas porque sí).
La expo permanecerá en Dalhausen hasta mediados de setiembre y de allí irá a Lichtenfels para ser exhibida en la escuela nacional de cestería de Alemania durante un tiempo. Como en otras ocasiones, ha sido muy interesante ver y escuchar las reacciones que provoca una muestra en la que el protagonismo lo tiene la cestería más olvidada y desconocida por la mayoría del publico, es decir, aquella realizada por labradores, pastores, pescadores,..., gentes, en definitiva, no profesionales en la materia y que casi siempre elaboraban estas piezas para su uso particular o el del entorno sin ningún animo de lucro. Da la sensación, entre otras cosas, de que muchos de los que recorren lo expuesto parecieran reencontrarse con algo recóndito y almacenado en un lugar más hondo que el de su memoria particular.
Y finalizada la cosa, vuelves. Ahí atrás quedaron unas cuantas manos tejiendo mimbre en Portugal, te dices. Menos atrás, otras trenzando esparto en Alemania. Te toca volver, pero, ¿adónde? Das por hecho que eres tu quien pasa por las cosas o los lugares hasta que te percatas de que no es verdad. Que más bien parece que es algo similar a lo de asomarse a la ventanilla de un tren, que las cosas pasan por ti, sea ese 'ti' quien sea y sea ese pasar lo que venga e ser.
Es la vuelta, y regresan las sonrisas de los amigos desfilando como los árboles del campo de allá o más allá del tren. Vuelves tu mismo también a pasar ante ti como lo hacen las nubes sobre ese cielo sin dueño ni final.

martes, 19 de julio de 2016

Elementos à solta

Cuentan que Cerdeira (Lousâ. Portugal), como otras aldeas de la zona, fueron construidas y pobladas por gentes que huían de la esclavitud a que eran sometidas en el valle. Y es difícil que haya otra explicación para que alguien se vaya a vivir a un lugar tan aislado en la montaña, donde la supervivencia es muy difícil, si no fuese por motivos como ése. Por otro lado, los bosques, los riachuelos, las propias casitas construidas con xisto (piedra de la zona) construyen un entorno maravilloso para el disfrute de sus habitantes. ¿Una metáfora de este mundo y de lo que frecuentemente ocurre con los que intentan escapar de sus esclavitudes?
De otra manera, pero supongo que por motivos semejantes, hace un montón de años llegó por Cerdeira Kerstin y otros amigos. Se encontraron con una aldea casi en escombros y decidieron volver a levantarla y darle vida, ahora a través del arte y la artesanía. Cerdeira Village es el nombre de su proyecto y podéis husmear en él a través de su web.
Entre sus actividades figura la organización de un evento anual que denominan Elementos à Solta. Este año celebraba su 11ª edición y fui invitado, junto con otros artesanos-artistas de Portugal y de fuera, a participar en ella a través de dos talleres: uno de cestería y otro de construcción con mimbre de una instalación.
De momento parece que no hay excesivo interés en la cestería por parte de las nuevas generaciones portuguesas, así que dedicamos el curso a realizar algunos cestos básicos de mimbre que sirvieran de iniciación y, tal vez, reclamo.
En cuanto al taller de construcción, tras algunas deliberaciones, decidimos intervenir en una de las ruas principales creando una especie de enredadera en mimbre que recordara aquéllas que, tal vez en otros tiempos, cubrieran algunas de las casas de la aldea. En las fotos podéis ver los resultados aunque tengo que apuntar que, al realizar la estructura en un lugar esquinado, me fue imposible hacer alguna en que se viera de una sola vez toda la construcción.


Sin ningún ánimo de hacer la pelota, sino con toda sinceridad, felicito desde aquí a Kerstin y a toda la gente, amigos ya, que organizó este encuentro. Y especialmente quiero resaltar algo que me parece tan interesante como las actividades que se realizaron: la experiencia, no programada, de cómo se pude convivir sin muchas reglas y de qué manera eso facilita la implicación de todos, la ayuda y la colaboración mutua en lo que va surgiendo. Rescoldos que afloran, tal vez, de la libertad que entre estas montañas se vino y se viene a buscar. 

martes, 28 de junio de 2016

La bella bestia

- Mira -el bruto y encallecido pulgar derecho que me muestra tiene un profundo corte que le recorre a todo lo largo del dedo-. Me clavé el otro día una astilla y al final tuvo que sajármela el médico.
- ¿Cómo fue? ¿Rajando madera?
- Claro.
-¿Cuántos días llevas?
- Unos cuantos ya. ¡Y lo que me queda! Este año tengo más de dos arrobas de castaño.
Fotos, video, conversación: toda la mañana grabando su bárbaro trabajo abriendo madera.
- ¡Tómate una cerveza con nosotros, Andares! 
El vecino dice que sí pero su mujer no le deja. Se lo lleva.
- Ves, eso es estar casao. Vamos a tomarla nosotros. 
Un botellín son media docena para él. Y tres o cuatro cigarros seguidos.
- Cómo quema la cabrona de la madera.
- ¿Y hay que rajarla según sale del horno? 
- Claro, si no, abre peor. No veas el tirón que hay que dar, así que si se enfría no te digo ná.
El volumen de la radio, permanentemente encendida, destroza los tímpanos.
- Es que soy un animal. Pa´ tó soy igual. No tengo medida. Vámonos a comer. 
Antes, aperitivo y otros cuatro o cinco botellines que bebe como agua. Invita a cualquiera que llega al bar, incluso a los camareros.
- ¡Tómate algo!
- Pero si no me apetece.
- Tómate algo o no te pago.
La dependienta sonríe y bebe.
Hay silencio en el comedor del restaurante. La gente, así como muy fina, habla bajo.
- ¡A ver jefe, viene p´acá o qué!
- Ese está bebido -se dicen los comensales con los ojos-.
-No son muy cariñosas las miradas que te están echando, eh!
- Bah! Que yo ya m´he muerto y sé quién m´ha llorao!
Insiste en levantar la voz y ser un pelín faltón con el camarero.
Su mirada se clava en la mía y lo dice: estoy provocando. A nadie. Probablemente es sólo algo contra la sangrante falsedad de este mundo.
- ¡Vamos, hombre!
Tras su despectiva mirada en nuestra dirección, ufano, el papá de la mesa de al lado, transmite al churrumbel toda su sabiduría. El es adulto, sabe, tiene convicciones y aprovecha la vehemente admiración del nene por ese tipo de ahí arriba que es su papi para hacérselas tragar. Las dudas y contradicciones que toda esa seguridad alberga que se las coma el chaval como pueda hasta que, él mismo, se deshaga de ellas pasando el testigo a su futuro vastaguito.
- Parir es la experiencia más profunda e importante de la vida. -Le suelta la mamá a su amiga, acompañando la frase de la habitual mirada perdida en un mar de sentimiento barato y autocomplacencia-.
- ¿No vas a comer las patatas?
- No 
- ¿Ni el tomate? Échamelo a mí. 
Y más, y más vino.
- Porque trabajo sentao y me pondría demasiao, si no, podría seguir comiendo sin parar. Qué animal soy. ¡Trae unos chupitos!
Y tras esos, otros. Invita él, pero pago yo porque ya se ha fundido todo el dinero que llevaba.
Hemos regresado al taller. A vuelto a encender el horno y abrir unos palos.
- Lo que tu quieras, claro.
Impaciente como un niño,  me recuerda que a las seis he quedado en llevarle en el coche a una cita.
Carretera secundaria, sol impío y nube de polvo reseco al aparcar.
- Entra, que te voy a presentar a mi novia.
Los trinos de los pájaros entre los desamparados árboles de la esplanada dejan paso al perfume malo del sórdido local de alterne.
- Dame un euro para un café.
- Y a mi, otro. Y otro para mi amiga la rubia.
Las chicas le han rodeado nada más entrar. El reparte queriendo creerse apreciado y sonriendo con un punto de rubor.
- Te presento a mi amigo.
Su novia me da dos besos mientras le toca la entrepierna a él. No hay otros clientes en el lugar. Las damas van y vienen, hacen corros o miran solitariamente a la pantalla donde se emite el "salsa rosa" de turno. Toca esperar y huele a desidia.
- Vamos a ehar un cigarro fuera.
- Qué chicharrera, al menos en la cueva esa se estaba fresco.
- Déjame veinte euros.
- Vale, pero con eso no te va a llegar para nada.
- Llega. No me des más que me lo gasto. 
- Bueno, yo me voy ya, he quedado y no quiero...
- Y yo me quedo. A que me quieran.
Un velo de vaho en las niñas de los ojos traiciona su impostada hombría.
- ¡Ya te los devolveré!

martes, 21 de junio de 2016

Cursos y actividades para julio y agosto

Si no hay novedad, este verano los cursos y las actividades me tocan fuera de España. Aquí os va la información tanto para los amigos de por Europa como para si hay alguno de los de acá que le vaya bien y le interese.

CURSO DE CESTERÍA CON MIMBRE. CONSTRUCCIÓN DE ESTRUCTURAS CON MIMBRE. 
Lugar: Cerdeira Village Art & Craft. Lousa (Portugal)
Fechas: 14, 15, 16 y 17 de julio
Más información e inscripciones: https://www.facebook.com/events/288400011497268/
CONFERENCIA Y EXPOSICIÓN "MÁS QUE CESTOS. CESTERÍA POPULAR ESPAÑOLA". CURSO DE CESTERÍA DE ESPARTO: RECINCHO DE SEIS RAMALES.
Lugar: Korbmacher-Museum de Dalhausen (Alemania) 
Fechas: Inauguración de la exposición y conferencia día 23 de julio. Curso, días 25 y 26 de julio.
Más información e inscripciones: http://www.flechtsommer.de/Kurse.html
CURSOS DE CESTERÍA DE ESPARTO: RECINCHO DE TRES RAMALES. CONFECCIÓN DE ALPARGATAS
Lugar: Escuela nacional de cestería de Lichtenfeld (Alemania) 
Fechas: 11,12, 13 y 14 de agosto.
Más información e inscripciones: http://www.sommerakademie-flechten.de

martes, 7 de junio de 2016

Recinchos

Ando estos días describiendo las técnicas de cestería de esparto para incluirlas en un libro que, si no agoto la paciencia de mis compañeros, publicaremos conjuntamente José Fajardo, Jesús Quintero, Alonso Verde y el menda.
Toca el recincho, una técnica muy extendida por el sudeste peninsular, y comienzo por el más elemental de los tipos que conozco: el de tres ramales.
Relativamente sencillo, responde a la idea de una trenza que aparca uno de sus cabos -a fin de que le sirva de anclaje a la siguiente vuelta de espiral que se va trazando- y lo remplaza por otro nuevo para poder continuar trenzando. Añadir, a su vez, un esparto extra al ramal sustitutorio a fin de ir renovando los espartos que lo compone, no es más que otro paso en una técnica que rebosa lógica.
Descrito (con fotos y dibujos, claro) el de tres, paso al recincho de cinco ramales.
Aquí, la razón de cada paso es más exigente que en el de tres. Su complejidad también. Aprender esta técnica no es demasiado fácil, explicarla menos. La belleza plástica de su matemática y la tentación por averiguar cómo describirla te ayudan a romper con la pereza de hacerlo.
Y si el de cinco ramales mandaba carallo, que diría un gallego, el de seis es la recona, por seguir galleguizando.
¿Cabía más exigencia en la precisión y orden de cada paso? Pues parece que sí, y también más complejidad. Pertrechado de paciencia y cariño te pones al tajo pensando, eso sí, que quién te manda a ti meterte en estos berenjenales. Es entonces cuando reparas en que tal vez te ha seducido a ello algo parecido a lo que lo hizo con quien o quienes desarrollaron estas técnicas, porque ¿qué necesidad tenían de eso cuando el recincho de tres ramales servía perfectamente para elaborar las piezas de que hubieran menester? Tanto el de cinco como el de seis, hasta donde mis mientes alcanzan, no suponen una mejora práctica para ningún producto y sí mucho de dificultad y lentitud de ejecución. ¿Son gratuitos? Algo así podría decirse. Y hermosos, desde luego, pero prescindibles. ¿Entonces? ¿Será que la hermosura no es prescincible? ¿Ni lo gratuito? ¿Ni el placer por descubrir?

lunes, 2 de mayo de 2016

Cursos para mayo y junio

ASIENTO DE SILLA CON ANEA
Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 28 y 29 de mayo
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20
Plazas: 6
Programa: Elaboración de asientos de silla de anea.
Precio: 170 € (Incluye materiales, comidas, desayunos y cena así como alojamiento en mi casa para quien lo precise). La silla deberán aportarla los alumnos. Preferiblemente una silla no muy grande. Cualquier duda, consultarme.
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.
CURSO DE INICIACIÓN A LA CESTERÍA DE LÁMINAS DE CASTAÑO. CESTA DE UN ASA.
Lugar: Valdemanco (Madrid)
Organiza: Taller de las Tradiciones
Fechas: 11 y 12 de junio
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20
Plazas: 10
Más información e inscripciones: Taller de las tradiciones

CURSO DE INICIACIÓN A LA CESTERÍA DE MIMBRE. CESTAS DE UNA Y DOS ASAS
Lugar: Valdemanco (Madrid)
Organiza: Taller de las Tradiciones
Fechas: 18 y 19 de junio
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20
Plazas: 10
Más información e inscripciones: Taller de las tradiciones