viernes, 16 de agosto de 2013

Tiempos de juncos

Crece silvestre esta gente, ni esclaviza ni está esclavizada. Juncos, juncias, anea, bayón y otros tipos similares que, por generalizar, llamo aquí 'juncos'. Es tiempo ahora de segar, secar y guardar algunos. Tampoco para eso exigen apenas, una hoz o algo por el estilo es suficiente cuando se trata de cortarlos porque, en algunos casos, como en el de los juncos de mar (Juncus acutus) ni tan siquiera eso es necesario ya que se arrancan a mano. Y así, de mano en mano, de boca en boca es como se siguen pasando los conocimientos sobre su proceso de recolección, preparación y transformación en objetos; la escritura, siempre dispuesta a fijar las cosas, no se ha detenido mucho en esta cestería y ella, sigilosa, va pasando desapercibida sin que nadie la encierre en la cárcel de la tinta y el papel. Así que, para que no se enfade conmigo, me voy callando y sólo os añado ya unas imágenes de estos "tiempos de juncos". Una alegría, poder encontrarse todavía por el mundo con pandillas como ésta.
Juncos marinos
Preparándolos y secándolos 
Cesta elaborada con juncos marinos
Juncias segadas
Secándolas
'Corchos' (hueveras) hechos con juncias

1 comentario:

Charlene dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.