miércoles, 15 de mayo de 2013

Una hora tejida en dos minutos



ALDEA EN LA MONTAÑA DE LA GALICIA PROFUNDA

CARLOS.- Carallo, Antonio, así que xa non facías mais cestos, eh! E mira, aquí traballando coma sempre.
ANTONIO.- Home, home, pero mira quén está aquí! E logo, cómo é que viñeches?
C.- Xa ves, sempre d´acá p´a lá. E tí?, non decías que xa estabas vello e non traballabas nada?
A.- Nada.
C.- E logo esto?
A.- Nada, esto non é nada; una nadiña por pasar o tempo.
C.- Xa.
A.- Veña!, imos tomar un trago a San Cristobo.
C.- Imos.

CANTINA DE S. CRISTOBO

A.- Pasa. Anda, camiña!
C.- Tu primeiro, Antonio.
A.- Boas tardes.
DOS VIEJOS SENTADOS JUNTO A UNA MESA.- Boas.
A.- Mira, estes dous son os xefes de S. Cristobo, non ves o gordos qu´están?
VIEJO 1.- E logo, Antonio, ti eres o xefe do pobo de Nande. Estás flaco porque cómenche as pulgas,
qu´en Nande hai moitas!
A.- Tomalle algo. A ver rapaza, ponlle aquí ò rapaz o que queira! Para min una cerveza.
C.- Outra pa min.
Silencio. Silencio. Silencio.

V. 1- Pois a min sempre gustaronme as mulleres. Moito. E comer ben. Traballar, traballé sempre forzado.
VIEJO 2- Pois eu non. E hoxe traballo porque quero.
V. 1- Pois eu forzado, sempre traballé forzado.

Silencio. Silencio. Silencio.

V. 1- E mira, son vello, pero si pasa una rapaza ben feita, vánseme os ollos tras dela.

Silencio. Silencio. Silencio.

V. 1 - O outro día estaba de conto c´a Felisa. E veña conto. E digolle: “Vouche tocar una teta”. E díceme a Felisa: “E pegoche un hostión! Mira, a lengua que ande o que queira, pero as mans quetas!”.
E lambinlle* una teta.
Breves risas.

CAMARERA.- Aquí están as cervezas.

Silencio. Silencio. Silencio.


* lambinlle: le lamí.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Da gusto internarse en la Galicia de siempre con solo leer unas letras. He podido oler el local, ver el calendario colgado cerca del teléfono, casi tropezar con las cajas vacias de Estrella de Galicia que se acumulan cerca de la puerta, y sobretodo surcar las arrugas de los paisanos vislumbramdo una historia vital plena. Gracias Carlos por el viaje. Saludos variados, Nacho.

Carlos Fontales dijo...

Gracias a ti, Nacho, por compartir esa cervecita con nosotros, aunque fuera virtualmente! Un abrazo